Arte Orgánico

Dos palabras para esta “actividad”: Arte y Orgánico. Usar los elementos que nos ofrece la naturaleza para vivir y manifestar arte, en su aspecto el mas bello y  puro.

La primera vez que escuche la expresión “arte orgánico”fue en presencia de Belen Serrano Martin de la Escuela del Sol (en Finestrat). Me llamo mucho la atención, y quise saber mas. De esta manera,  empezamos a organizar  talleres de Arte Orgánico en Finca Qorichaska, y fue un regalo, la verdad. Un regalo por re-aprender a conectarme con estos elementos de la naturaleza que de niña tocaba todo el tiempo: la tierra, las piedras, las plantas, flores, semillas, cascaras… Tantos elementos de los cuales puedo ser cómplice y que me permiten expresarme, transmitir mis emociones, buscar respuestas, interpretar símbolos.

La naturaleza y sus componentes me acompañan hacia un mejor conocimiento de quien soy, y me hacen volver a la esencia, al origen.

A través del arte orgánico, volvemos a ser conscientes que somos parte del Todo, somos parte de la naturaleza.

“El Arte Orgánico es una propuesta “co-creadora” de rituales que tienen el propósito de favorecer la “re-conexión con la naturaleza” y de recordar la verdadera “naturaleza humana” que es “una” con todos los seres vivos.” (texto de Belen Serrano Martin)

El Arte Orgánico surge de la idea de proyectar Arte, Creatividad y Expresión en la intención  de desarrollar la conciencia de unidad con la naturaleza, percibiendo “la belleza” dentro y fuera. Para ello la herramienta que se  propone e investiga es “el ritual de re-conexión”, entendido como la manifestación artística individual y grupal cuyo propósito es muy claro y guía la temática de la expresión, el propósito es “vivenciar la unidad-con un@ mism@, con l@s otr@s y con el medio natural y cotidiano en el que se vive”.(Belen Serrano Martin)

Dice Belen: “Desde la percepción del lenguaje de la vida , observando las formas, geometría, colores…cuando estoy en un medio natural y conectada con el sentimiento de “formar parte”,

tengo la necesidad de hablarle, de compartir mis emociones y pensamientos con ella, la naturaleza, a la que experimento como la mejor receptora de mi ser completo.

Inspirada en el “land art” y “earth art”, empecé a descubrir las intervenciones artísticas en la naturaleza como “el verdadero arte” en el  sentido de que la propia naturaleza es la maestra de la belleza y la estética  por excelencia y sus elementos los perfectos materiales económicos y bellos para su modelaje.

Estudiando la eco psicología, teoría y práctica, sentí la urgencia de incorporar la conciencia ecológica en el auto concepto del ser humano y el eslabón de la especie como puente entre el individuo y los otros seres vivos y en este sentido empecé a concebir el ritual y la creatividad grupal como objeto y objetivo del arte orgánico.”